domingo, 19 de abril de 2015

DETOXIFICACIÓN: ELIMINACIÓN DE TOXINAS


¿Cómo nos intoxicamos?

Estar intoxicado, es tener en nuestro cuerpo sustancias que no podemos eliminar de forma suficiente y que afectan al equilibrio natural de nuestros sistemas biológicos y por lo tanto a nuestra salud.

Origen de los tóxicos

Una persona adulta come una tonelada de alimentos al año, y estos alimentos vienen con multitud de químicos y contaminantes que no deberían de estar en ellos.

Una persona al respirar utiliza 20.000 litros de aire al día, ese aire actualmente está suficientemente contaminado como para que al respirar, una parte de los contaminantes lleguen a la parte más íntima de nuestros pulmones y desde ahí pasen a nuestra sangre. Otra parte de estos contaminantes se disuelven en nuestra saliva, que también pasa vía sistema digestivo a nuestro sistema circulatorio.

El sistema circulatorio es el que nutre y oxigena a todas nuestras células y por lo tanto también llegan a ellas los contaminantes.

A esta contaminación externa, se añade la que podríamos llamar autointoxicación por sustancias que genera el propio metabolismo y que el cuerpo no es capaz de eliminar, ya sea por el mal funcionamiento de los procesos biológicos como consecuencia de esta presencia de tóxicos, las enfermedades, o los tratamientos médicos que pueden inhibir procesos de depuración naturales.
Así pues el nivel de tóxicos de todo tipo a que estamos sometidos es tan grande que nos intoxica ya que nuestro cuerpo no es capaz de eliminarlos en su totalidad.

Vías de entrada y generación de las toxinas

Eliminación de los tóxicos

El proceso consta de dos fases, primera el drenaje y segunda la detoxificación.

  • El drenaje consiste en movilizar las toxinas que entran o que tenemos ya acumuladas hasta los órganos de depuración y eliminación. 
  • La detoxificación consiste en transformar estas toxinas en productos menos tóxicos y que puedan ser eliminados. 
El hígado es órgano principal de detoxificacíón y los riñones el de eliminación, estos filtran 180 litros de líquido al día, siendo sistema linfático el encargado de transportar estas toxinas a los órganos de eliminación, de ahí la importancia de tenerlo también en buen estado.

Nuestro cuerpo dispone de diferentes sistemas de eliminación, todos ellos muy eficaces.
  • El hígado (es el principal órgano detoxificante)
  • Los riñones
  • El sistema digestivo
  • Los pulmones
  • La piel
De su buen estado depende su capacidad descontaminante y una vez se saturan aparecen diferentes síntomas en todas o algunas de las mucosas

Principales vías de movilización y eliminación de toxinas

Síntomas de estar intoxicado

Los síntomas pueden aparecer en cualquier mucosa o pasar de una a otra.
Nuestras mucosas son los tejidos que separan nuestro cuerpo del contacto con el exterior y son estas:
  • Piel (no es propiamente una mucosa pero se comporta igual)
  • Respiratorio: nariz, garganta, tráquea, pulmones
  • Digestivo: boca, esófago, estómago, intestino
  • Genitourinario: especialmente en la mujer la mucosa vaginal, urinaria y genital
  • Ojos y orejas
Los principales síntomas que podemos encontrarnos son estos entre otros
  • Cansancio constante, insomnio
  • Infecciones de orina repetitivas
  • Problemas ginecológicos externos como picores, irritación, sequedad, flujo,..
  • Diarrea o estreñimiento, mals digestiones, gases
  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Alergias o asma
  • Rinitis alérgica
  • Picores en piel
  • Otitis y conjuntivitis
  • Artritis
Un ejemplo de intoxicación, son aquellas personas que pese a hacer régimen, no pierden peso:
La razón es esta,
  • El hígado, cuando ya no es capaz de eliminar más tóxicos, lo que hace es almacenarlos en la grasa (hígado graso)
  • El cuerpo "sabe" que si se adelgaza eliminando grasas todos los tóxicos almacenados en ella se liberaran y se contaminará
  • Su respuesta es no perder peso para no liberar tóxicos
Otro caso es la fatiga que se siente al iniciar una dieta de adelgazamiento que comunmente se atribuye al hecho de comer menos y de ahí que tengamos menos energía. La realidad es que al hacer dieta, perdemos grasa y al hacerlo se liberan las toxinas y es esa intoxicación la que nos hace sentirnos fatigados de forma exagerada

Tratamientos

Son muchos los productos que se denominan detoxificantes, pero no todos son igual de completos. Un buen detoxificante debe reunir tres características:
  • Ser capaz de detoxificar de forma completa y drenar
  • Dar soporte al órgano más debilitado
  • Modular la respuesta inmunológica del órgano
Es muy importante el consejo médico o farmacéutico, puesto que hay productos que más que ayudar pueden complicar las cosas al ser por ejemplo detoxificantes del hígado pero no de las dos fases que este realiza. si no solo de una y esto lleva a que o bien sean casi inútiles si son solo de la 2ª fase (eliminación) o bien se incrementen los tóxicos en sangre puesto que actúan en la primer fase (modificación del tóxico para que pueda ser eliminado) y no en la segunda.

En las personas con enfermedades crónicas, o con insuficiencia renal es especialmente importante tratar los riñones antes iniciar un proceso de detoxificación para asegurarnos de que las toxinas que liberaremos con el drenaje podrán ser eliminadas.

No debemos confundir nunca el autocuidado responsable, mediante el consejo médico o farmacéutico con la automedicación, fuente de numerosos problemas de salud 

Indicaciones

Es conveniente realizar una detoxificación 2 veces al año de forma preventiva.
Son adecuados si se detectan los síntomas más arriba indicados pero también en casos como
  • Previamente a dietas de adelgazamiento
  • Si se han tomado muchos medicamentos
  • Si se es fumador
  • En tratamientos anticelulíticos.
  • etc
En nuestra farmacia podemos ayudarte realizándote un test para conocer tu grado de intoxicación y recomendarte el producto más adecuado a tus necesidades.

Antonio Torres



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...